MISIÓN


Impartir Justicia de forma pronta, completa e imparcial, mediante un ejercicio jurisdiccional responsable, profesional, ético y respetuoso de los Derechos Humanos, sustentada en una labor jurídica y administrativa ordenada, eficiente, efectiva y eficaz.

 

VALORES INSTITUCIONALES


  • Aptitud. Quien disponga la designación de un servidor público, debe verificar el cumplimiento de los requisitos destinados a comprobar su idoneidad. Ninguna persona debe aceptar ser designada en un cargo o empleo para el que no tenga la capacidad y disposición para el buen desempeño o ejercicio del mismo.
  • Colaboración. Participar con disposición y apoyo en las actividades laborales que se realicen para el cumplimiento de las funciones que tiene encomendadas; ante situaciones extraordinarias, debe realizar aquellas tareas que por su naturaleza o modalidad no sean las estrictamente inherentes a su cargo, siempre que resulten necesarias para mitigar, neutralizar o superar las dificultades que se enfrenten.
  • Compañerismo. Tratar de manera respetuosa, amable y cordial a sus superiores, pares y subalternos, buscando la armonía y la colaboración eficiente y equitativa entre los integrantes del Poder Judicial.
  • Compromiso de superación. Actualizarse permanentemente en los conocimientos y técnicas para el mejor desempeño de las funciones inherentes a su cargo, de conformidad con la normatividad.
  • Compromiso social. Tener presentes las condiciones de iniquidad que han afectado a una gran parte de la sociedad, y advertir que la confianza y el respeto sociales que merezca serán el resultado de un trabajo dedicado, responsable y honesto.
  • Confidencialidad. Abstenerse de difundir toda información que hubiera sido calificada como confidencial o reservada conforme a las disposiciones vigentes. No debe utilizar, en beneficio propio o de terceros o para fines ajenos al servicio, información de la que tenga conocimiento con motivo o en ocasión del ejercicio de sus funciones y que no esté destinada para su difusión. Debe custodiar y cuidar los valores, documentación e información que por razón de su cargo se encuentren bajo su cuidado, impidiendo o evitando el uso abusivo, mal uso, sustracción, destrucción, ocultamiento o inutilización indebida de los mismos.
  • Decoro. Cuidar que su comportamiento habitual tanto en su vida pública como privada, esté en concordancia con el cargo y función que desempeña.
  • Eficiencia. Realizar con destreza, oportunidad y atingencia las tareas de su competencia.
  • Ejercicio del adecuado cargo. Abstenerse de usar su cargo, empleo, autoridad o influencia, para obtener o procurar beneficios o ventajas indebidas, para sí o para terceros. Asimismo, con motivo o en ocasión del ejercicio de sus funciones, evitar represalias o coacción en contra de servidores judiciales u otras personas.
  • Equidad. Abstenerse de realizar actos discriminatorios en su relación con el público o con los demás servidores judiciales de la Administración de Justicia. Se entiende que existe igualdad de situaciones cuando no median diferencias que, de acuerdo con las normas vigentes, deben considerarse para establecer una prelación.
  • Excelencia. Fundar su conducta en la mejora continua, que fija metas y que se esfuerza por alcanzarlas.
  • Fortaleza: Resistir en situaciones adversas las influencias nocivas, soportando las molestias y entregándose con valentía para vencer las dificultades y cumplir con su función jurisdiccional.
  • Honradez. Actuar con rectitud de ánimo, con honorabilidad e integridad, sin esperar ni pedir nada que no sea cumplir con la función en los términos que el propio derecho exige.
  • Humanismo. Tener conciencia de que las leyes se hicieron para servir al hombre, de modo tal que la persona constituye el motivo primordial de sus afanes.
  • Humildad. Reconocer sus insuficiencias para superarlas, así como sus cualidades y capacidades, para emitir de la mejor manera sus decisiones, sin pretender llamar la atención ni esperar reconocimientos.
  • Institucionalidad. Aceptar los vínculos implícitos en su adhesión a la institución a la que pertenece, reforzando y protegiendo los valores que aquella promueve y evitando menoscabar su imagen y prestigio.
  • Justicia. Otorgar a cada uno lo que le es debido, tanto en sus relaciones con el Estado, como con el público, sus superiores, pares y subordinados.
  • Lealtad. Apegarse a los objetivos institucionales procurando el bien colectivo y de las partes conforme a su derecho, observando los fines del proceso y de la administración de justicia.
  • Legalidad. Conocer y cumplir la normatividad que regula su actividad; observando en todo momento un comportamiento tal, que examinada su conducta, ésta no pueda ser objeto de reproche.
  • Obediencia. Cumplir las órdenes del superior jerárquico, siempre que tengan por objeto la realización de actos de servicio que se vinculen con las funciones a su cargo, salvo el supuesto de arbitrariedad o ilegalidad manifiestas.
  • Objetividad. Observar el cumplimiento de sus funciones sin permitir influencias extrañas al derecho, provenientes de su modo personal de pensar o de sentir.
  • Obligación de denunciar. Denunciar ante su superior o las autoridades correspondientes, los actos de los que tuviera conocimiento con motivo o en ocasión del ejercicio de sus funciones y que pudieran causar algún perjuicio o constituir un delito.
  • Orden. Mantener la adecuada organización y planificación en el trabajo a su cargo.
  • Patriotismo. Tributar al Estado Mexicano el honor y servicio debidos, defendiendo el conjunto de valores que representa.
  • Perseverancia. Llevar a cabo, tomada una decisión, los actos necesarios para su cumplimiento, aunque surjan dificultades externas o internas.
  • Profesionalismo. Actuar de una manera congruente con las actividades que le corresponde desempeñar, ofreciendo una respuesta de aplicación y de excelencia en su ámbito laboral.
  • Prudencia. Obrar con sensatez y reflexión para formar juicio y tacto para actuar, así como expresarse con propiedad y oportunidad, respecto de hechos o informaciones de los que tenga conocimiento con motivo del ejercicio de sus funciones.
  • Puntualidad. Cumplir con el horario establecido para el desempeño diario de sus actividades.
  • Respeto. Cortesía y urbanidad por igual para los involucrados en la función de administrar e impartir justicia, evitando expresiones encaminadas a denostar la actividad de sus compañeros o de su institución.
  • Responsabilidad. Capacidad de cumplir con sus deberes y de reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente, así como evaluar los actos cuya generación o ejecución tuviera a su cargo, considerando los antecedentes, motivos y consecuencias de los mismos, y actuando en todo momento con profesionalismo y dedicación.
  • Sencillez. Evitar actitudes que denoten alarde de poder o prepotencia.
  • Templanza. Desarrollar sus funciones con respeto y sobriedad, usando las prerrogativas inherentes a su cargo y los medios de que dispone únicamente para el cumplimiento de sus deberes.
  • Tolerancia. Actuar con respeto, consideración, comprensión y paciencia hacia las personas con quienes tenga relación en el desempeño de sus funciones.
  • Transparencia. Ajustar su conducta al derecho que tiene la sociedad de estar informada sobre su actividad institucional.
  • Uso adecuado de los bienes y recursos. Utilizar de manera apropiada los bienes y recursos asignados para el desempeño de sus funciones, y no emplearlos para fines particulares o propósitos distintos
  • Uso adecuado del tiempo de trabajo. Usar el horario oficial en un esfuerzo responsable para cumplir con sus quehaceres, desempeñando sus funciones de una manera eficiente y eficaz y velar para que sus subordinados actúen de la misma manera, absteniéndose de fomentar, exigir o solicitar a sus subordinados que empleen el tiempo oficial para realizar actividades que no sean las que se les requieran para el desempeño de los deberes a su cargo.
  • Veracidad. Expresarse con la verdad tanto en los informes que viertan o proporcionen, como en sus relaciones con los gobernados o con sus superiores, pares y subordinados.

VISIÓN


Consolidar un Poder Judicial cada vez más humanitario, transparente, confiable, innovador y accesible para todos.

Manual General de Organización del Poder Judicial del Estado de Yucatán

OBJETIVOS ESTRATÉGICOS


  • Impartición de Justicia.
    • Garantizar el cumplimiento y aplicación de las reformas constitucionales y todo el marco normativo en el ámbito de nuestra competencia.
    • Impulsar las reformas necesarias para el adecuado ejercicio de la función jurisdiccional.
    • Fortalecer la perspectiva de derechos humanos y género.
    • Fortalecer los medios alternativos de solución de controversias.
  • Carrera Judicial y Capacitación.
    • Fortalecer la Escuela Judicial.
    • Rediseñar un Sistema de Carrera Judicial.
    • Impulsar un Sistema de Servicio Civil de carrera para personal administrativo.
  • Vigilancia y Disciplina.
    • Fortalecer la disciplina, ética y transparencia de los servidores judiciales.
  • Administración de Recursos.
    • Impulsar la administración efectiva, transparencia y rendición de cuentas.
    • Modernizar la gestión de los órganos de dirección del Poder Judicial.
  • Tecnología.
    • Impulsar tecnologías de la información y comunicación (TIC) en la administración de justicia.
  • Comunicación del quehacer judicial.
    • Difundir de forma permanente los principales logros, desafíos y actividades del Poder Judicial, entre sus integrantes y hacia el exterior.